Para contemplar fantásticos rincones de acogedora belleza.

La Noguera, la comarca más extensa de Catalunya, ocupa un amplio territorio con una gran diversidad paisajística.

Destaca la majestuosidad de la sierra del Montsec, que dividida por los ríos Noguera Pallaresa y Ribagorçana forman el Montsec de Ares y el Montsec de Rúbies. El paso de estos ríos dispone los cortes impresionantes y salvajes de los desfiladeros de Mont-rebei y Terradets.

Siguiendo la misma orientación encontramos los valles de Àger y la Coma de Meià con un seguido de sierras intermedias como Montclús, Sant Mamet, Sant Miquel, Mont-roig, Carbonera... que acogen cuevas, simas y lugares de impresionante belleza.

La Noguera Alta contrasta con la llanura de la Noguera Baixa, que ocupa una amplia extensión de tierras muy suaves regadas por acequias y canales. El paisaje de estas vastas llanuras está lleno del verde de los forrajes, los cereales y los árboles frutales.

Espacios de un gran atractivo natural se reúnen alrededor de los embalses de Camarasa, Canelles, Santa Anna, Sant Llorenç de Montgai y Rialb, que configuran el espacio más grande de aguas tranquilas de Catalunya.

Entre el verde del paisaje boscoso y el azul de las láminas de agua encontramos espacios rodeados de una rica y variada fauna y flora, como la que podemos apreciar a la reserva natural de Sant Llorenç de Montgai y en la confluencia del Segre con la Noguera Pallaresa.

El río Segre traviesa buena parte de este amplio territorio entre acantilados y rincones fantásticos como el desfiladero de Salgar y el de Rubió hasta llegar, aguas abajo, a Alòs de Balaguer, donde el río queda encajonado formando el desfiladero de Mu, uno de los parajes más impresionantes de su curso.

En su recorrido crea extensas riberas con frondosos bosques de omeros, chopos, sauces, olmos, hiedras... y vierten sus aguas ríos como el Rialb, el Llobregós, el Boix, el Sió, el Farfanya y la Noguera Ribagorçana.

Centrico

Fuimos a Andorra, decidamos parar en Balagué para dos noches, ya habíamos reservado este hotel, ya que es un hotel muy céntrico de Balaguer, al lado mismo del rio Segre. Ya al llegar la atención fue muy buena y no sentimos como en casa, muy familiar...

nora p (Madrid, España)
Más opiniones